Qué debemos saber para cuidar a nuestros amigos perrunos antes de viajar 

La Tos de las Perreras, las enfermedades de las pulgas y garrapatas y Leishmaniasis son tres puntos fundamentales para prestar atención durante las vacaciones.  

perro-01
Perro

Comienza la temporada de vacaciones donde miles de familiares argentinas se tomarán un descanso para recargar energías. Durante esta época, muchas de ellas estarán acompañadas por sus mascotas quienes son integrantes fundamentales. Otras optarán por lugares de tenencia temporarios especiales para estos momentos, como también, van a acudir a algún familiar, amigo, vecino. Para cuidar su salud, la de otros animales y de las personas, es importante conocer las principales recomendaciones generales previo a un viaje o a dejarlas en cualquier lado: 

 

 

Calendario de vacunación al día. 

Chequear la vigencia del antiparasitario.

 

 

Si viajás en auto, contar con la seguridad necesaria como un cinturón de seguridad especial y/o canil y frenar para que pueda hacer sus necesidades.

 

 

Regular la alimentación en las horas previas al viaje.

Contar con agua siempre (y más con altas temperaturas).

 

 

Llevar toda la documentación sanitaria correspondiente y corroborar las exigencias del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) en el lugar de destino. 

 

 

Consultar con su veterinario antes de aplicar cualquier sedante, en caso de ser necesario.

 

 

A esto tenemos que sumarle otras enfermedades que pueden aparecer y contagiar fácilmente a las mascotas, por esto es importante conocer cómo prevenirlas.

Tos de las perreras

 

 

La tos de las perreras se tramite por contacto directo entre los hocicos, una posibilidad muy común cuando se comparte tiempo con otros animales. Esta enfermedad es muy contagiosa del tracto respiratorio y suele afectar más que nada a los perros “sociables”, por eso es importante que dos perros no se saluden con otro que desconocen.

 

 

“Los síntomas son tos seca y áspera, secreción nasal, secreción ocular, taquipnea (respiración más rápida) y dificultad para respirar. Esta enfermedad está asociada principalmente a la bacteria Bordetella bronchiseptica pero puede también otros virus y bacterias” enfatiza Walter Comas, Director de la unidad de negocios de Animales de Compañía en Argentina de MSD Salud Animal. “Los más afectados pueden ser cachorros, perros en edad geriátrica y razas como pug y bulldog francés, por lo cual sus tutores deberían prestar más atención, ante cualquier señal es importante consultar con un médico veterinario” añade Walter Comas.

 

 

Pulgas y garrapatas

 

 

Las pulgas y garrapatas pueden transmitir distintas enfermedades tanto a los animales como a las personas, por esta razón es muy importante prevenir su presencia. Las pulgas son muy activas durante el verano y nuestras mascotas quedan muchos más expuestas. Las garrapatas, por su parte, se alimentan de sangre y pueden transmitirles enfermedades a los perros (Babesiosis, Hepatozoonosis, Erlichiosis, etc.) y a las personas (Enfermedad de Lyme, en Estados Unidos; Fiebre de las Montañas Rocosas).

Como siempre, la prevención es la gran aliada para cuidar la salud de los animales (y la de los humanos) y es necesario siempre revisar la vigencia de la pipeta o collares.

Leishmaniasis

 

 

Un punto muy importante son las enfermedades endémicas que pueden estar presenten en la zona de destino. En Argentina está presente en Misiones, Corrientes, Formosa, Santiago del Estero, Entre Ríos y/o Córdoba, pero también puede estar en otro país. 

 

 

“La leishmaniasis visceral canina, es una zoonosis que afecta tanto a personas y animales, se produce por el parásito Leishmania chagasi. Se contagia por la picadura de un insecto volador llamado flebótomo que actúa como transportador del parásito Leishmania. El flebótomo es más pequeño que un mosquito, pero a diferencia de ellos, se desarrollan en la materia orgánica y requiere de un ambiente oscuro, húmedo y fresco para reproducirse” comenta Walter Comas.

 

 

Los síntomas más comunes son lesiones en la piel (como úlceras que no cicatrizan), pelo opaco, crecimiento de las uñas, adelgazamiento, fiebre irregular, agrandamiento de hígado y bazo, inflamación generalizada de los ganglios y anemia. 

 

 

Las principales medidas de prevención son:

 

 

Usar productos repelente e insecticida, muchas pipetas ofrecen esta protección de solo 3 semanas de duración. 

 

 

Existe un collar que brinda hasta 1 año de protección.

 

La Tos de las Perreras, las enfermedades de las pulgas y garrapatas y Leishmaniasis son tres puntos fundamentales para prestar atención durante las vacaciones.

 

 

La vacunación -en países que cuentan con esta opción- es una herramienta de prevención muy efectiva, pero no reemplaza la necesidad de utilizar repelentes. 

Cuando sea posible, evitar que los perros estén al aire libre durante la noche.

 ---

A

 

Te puede interesar

Perros adoptados: Consejos para que se adapten al nuevo hogar  

Los perros que están en refugios anhelan encontrar a una persona dispuesta a recibir todo el amor y el compañerismo que tienen para dar y que tanto necesitan. Por tal motivo compartimos consejos  de la especialista en Gestión del Comportamiento, Yanina Díaz.  

perro