Yerbalito , es ahora parte del Parque Provincial

Son más de 1200 hectáreas donde el Gobierno Provincial y Fundación Rewilding Argentina reintroducen especies extintas mediante el rewilding  

guacamayos-01
Guacamayos

El Gobierno de Corrientes incorpora la Reserva Yerbalito al Parque Provincial Iberá, reforzando la protección de 1236 hectáreas destinadas a la restauración ecológica mediante la reintroducción de especies extintas, una estrategia mundialmente conocida como Rewilding. El área fue donada por Fundación Rewilding Argentina a la Provincia con el objetivo de garantizar para siempre la protección de su biodiversidad y continuar con los trabajos de recuperación de especies nativas.

 

 

 

Semanas atrás, la provincia de Corrientes suma 41 mil hectáreas al Parque Provincial Iberá, que junto al Parque Nacional Iberá resguardan humedales, montes y vida silvestre bajo la categoría de conservación más efectiva para la protección de la biodiversidad: los parques nacionales y provinciales. De esta manera el Parque Iberá protege ahora más de 750.000 hectáreas, uno de los parques naturales de mayor superficie protegida de Argentina.

 

Esta gran llanura subtropical alberga el mayor humedal de Argentina, donde el Gobierno de Corrientes, la Administración de Parques Nacionales y Fundación Rewilding Argentina están trayendo de vuelta especies extintas, como el yaguareté, la nutria gigante y el guacamayo rojo, para recuperar la funcionalidad y salud del ecosistema y promover una economía restaurativa basada en el turismo de observación de fauna.

 

“La protección de Yerbalito es clave para el ecosistema de Iberá” comentó el senador Sergio Flinta, autor de la ley de ampliación del Parque Provincial Iberá. “Sus bosques albergan importantes árboles nativos que proveen hábitat y alimento para especies emblemáticas que estamos reinsertando a nuestra provincia, como el guacamayo rojo, el muitú y el pecarí de collar. Sumando la Reserva Yerbalito al Parque Provincial, redoblamos nuestro compromiso con el rewilding, la estrategia que está devolviendo la riqueza y belleza natural a nuestra maravillosa Corrientes,” agrega. 

 

 

Con este hito, la Reserva Yerbalito redefine el rol que cumplen las áreas protegidas no sólo de conservar ecosistemas —que ya se encuentran defaunados la mayor parte de las veces— sino de potenciar su restauración mediante el rewilding. “Ya no alcanza con proteger ecosistemas degradados. Necesitamos poner manos a la obra y trabajar activamente para recuperar ecosistemas sanos y funcionales, por su valor intrínseco pero también porque son el soporte de la vida en nuestro planeta” comentó Sofia Heinonen, Directora Ejecutiva de Rewilding Argentina.

 

 

 

En el día de la fecha, autoridades provinciales y de Fundación Rewilding Argentina recorren los montes, bosques, lagunas y pastizales de Yerbalito, la carpa que oficia de Centro de Recepción para autoridades, investigadores y corresponsales de la prensa —diseñada al estilo africano, elevada del suelo sobre una tarima para no interferir con el paso de la fauna—, y el jaulón de presuelta de aves, donde se aclimatan muitúes y guacamayos rojos antes de su liberación definitiva.

 

Pensar global, actual local

 

Tras los compromisos para combatir las crisis ambientales  líderes del mundo asumen compromisos en la COP 26 en Glasgow —la Cumbre Mundial por el Cambio Climático—, con cada hectárea protegida Corrientes continúa aportando a la restauración de ecosistemas naturales, que son capaces de mejorar la captura y almacenamiento de carbono.

 

 

Nuevos estudios científicos indican que existe un vínculo fundamental entre la biodiversidad y el clima, cada vez más reconocido por la sociedad civil: las poblaciones saludables de animales salvajes pueden tener un gran impacto positivo —actualmente subestimado y subvalorado— en la reducción y el almacenamiento de carbono.

 

 

En ese sentido, las 1236 hectáreas de la Reserva Yerbalito, ahora protegidas por el Parque Provincial Iberá, contribuyen a la lucha contra las crisis ambientales gracias al trabajo que el Gobierno Provincial, la Administración de Parques Nacionales y Fundación Rewilding Argentina están realizando para resguardar ambientes críticos para la conservación y traer de vuelta especies extintas claves para el correcto funcionamiento de los ecosistemas.

 

La ampliación del Parque Iberá es, además, marca el rumbo de los esfuerzos globales que deben realizarse para proteger el 30% del planeta para el 2030 y hacer frente a las crisis climática y de pérdida de biodiversidad que amenazan la vida en el planeta.

 

La Reserva Yerbalito: Refugio natural para el guacamayo rojo y el muitú

 

 

La propiedad “Yerbalito”, al norte de la provincia de Corrientes, cubre 1236 hectáreas de bosques, montes, lagunas y pastizales, y más de 500 hectáreas de bosque paranaense —el parche más grande de la región con un sistema de lagunas internas asociadas a esteros y cañadas ideales para numerosas especies. La propiedad fue adquirida por Fundación Rewilding Argentina gracias a la generosa contribución de Arcadia, una fundación benéfica de Lisbet Rausing y Peter Baldwin dedicada a la preservación del patrimonio cultural y del ambiente.

 

 

Desde su adquisición en septiembre de 2019, se llevan adelante trabajos de reintroducción de dos especies de aves extintas en Iberá: el muitú y el guacamayo rojo. Allí, se trasladaron y liberaron individuos de ambas especies, que se han adaptado exitosamente, formado parejas y reproducido. Además, su gran diversidad de paisajes hace de Yerbalito un lugar propicio para reintroducir la paca y generar nuevas poblaciones de pecarí de collar y venado de las pampas.

 

Te puede interesar