Serotipos de dengue que circulan en el NEA y cómo cuidarse

La doctora Claudia Mendoza médica asistencial en el Centro Nacional de Parasitología de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) brindó recomendaciones a quienes sufren el contagio de dengue.

Actualidad- NEA La Revista del Chaco La Revista del Chaco
dengue-1
Dengue

El dengue y la propagación en la región NEA, una de las temáticas abordadas en el primer programa de Punto UNNE, emitido el viernes 1° de marzo a las 14:30 en Canal 5TV. 

 

 

En el estreno de Punto UNNE, una de las temáticas abordadas desde varias aristas fue la epidemia del dengue que afecta a gran parte del país y con mayor impacto en el Nordeste argentino. Una de las profesionales entrevistadas fue la doctora Claudia Mendoza, médica asistencial en el Centro Nacional de Parasitología de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) y Jefa de Trabajos Prácticos adscripta en Parasitología.

 

 

En el principio de la entrevista, la médica integrante del área de investigación de dengue y leishmanianisis cuenta que actualmente en el país hay cuatro serotipos de dengue; pero en el área metropolitana de Resistencia, Corrientes y todo el NEA, se encuentran el serotipo 1 y 2. “El 1 y 2 están circulando actualmente”, comenta Mendoza y añade: “Los serotipos 2 y 3 están asociados a los que pueden desarrollar el dengue grave y son los que pudieron haber desencadenado la muerte de determinados pacientes”.

 

 

No obstante, lleva tranquilidad a la población cuando dice que “el dengue en el área metropolitana suele ser leve, pero puede tener complicaciones, especialmente en pacientes vulnerables como embarazadas, niños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas”. En este sentido, explica que el virus afecta principalmente el sistema de coagulación y puede causar fuga de plasma en órganos como el corazón, pulmones y sistema nervioso. “Es importante mantenerse hidratado durante la enfermedad, aunque el paciente no tenga apetito, debe tomar agua mineral, jugos, licuados y caldos de verduras”, recomendó la investigadora.

 

Enfermedad leve, síntomas intensos

 

 

De acuerdo al relevamiento que realizan los especialistas, los casos que se producen en esta zona son de dengue leve aunque puede ir acompañado de síntomas como dolor de distensión abdominal, náuseas persistentes, vómitos, y diarreas que aparecen luego de la fiebre. “La fiebre puede durar de 5 a 7 días; posterior a las 48 horas de la caída de fiebre el paciente puede o mejorar de su enfermedad o empeorar, y ahí es cuando comienzan los signos de alarma”, advierte la doctora Mendoza.

 

 

“Cuando ingresa el virus al cuerpo humano se producen una serie de citoquinas proinflamatorias, unas reacciones que alteran el sistema de coagulación y el endotelio vascular. Se produce lo que nosotros llamamos fuga de plasma, este plasma se empieza a acumular en el área cardíaca, en las pleuras, en el sistema nervioso. Y el dengue como te dije puede ser un dengue leve con o sin signos de alarma, y con o sin situaciones coexistentes”, detalla la médica.

 

 

 

En ese sentido, explica que las situaciones coexistentes pueden ser un estado de embarazo, los pacientes pediátricos, sobre todo los niños, los bebés menores de 6 meses, los adultos mayores, “porque estos son los pacientes que más rápidamente se deshidratan”. Además, agregó “las patologías de base, la comorbilidad de un paciente obeso, un paciente que tenga determinadas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, alguna miocardiopatía, los asmáticos también pueden llevar a desencadenar un estado de gravedad o hay que observarlos más”.

 

La convivencia con el mosquito

 

 

La doctora Mendoza señala que no es posible saber dónde nos pica el mosquito o dónde nos contagiamos el dengue pues recién a los cinco días comienzan los síntomas de decaimiento general: fiebre, dolores musculares y signos que en esta parte del país, hasta que se demuestre lo contrario con laboratorio, es dengue.

 

 

 

“Llegás a tu casa y convivís con determinado grupo de mosquitos. Yo le digo a los pacientes ‘son tus mosquitos’, viven con nosotros, no están lejos los mosquitos, no están afuera, están dentro de nuestro domicilio. Y esos mosquitos pueden no estar infectados, entonces vos que estás infectado, venís y contagias al mosquito. ¿Qué pasa con ese mosquito? Hace un periodo de incubación, el mosquito una vez que se contagia del dengue, hasta que muere tiene dengue. O sea, yo lo contagio al mosquito y el mosquito contagia a mi familia. A mi casa. Por eso es muy importante el uso de repelente, el uso de mecanismos físicos, por ejemplo, mosquiteros en las ventanas”.

 

El uso infusiones milenarias

 

 

“Nuestras abuelas nos daban infusiones. Si bien el mamón está comprobado que tienen muchas propiedades antioxidantes, según algunos informes pueden aumentar el recuento de plaquetas, es ahí donde actúa. Pero no está comprobado científicamente. Lo más importante acá cuando uno empieza con los síntomas es la hidratación. No importa si no come, solo debe hidratarse. ¿Y con qué debe hidratarse? Con agua mineral. Si uno no tiene acceso a poder comprar agua mineral, bueno, hierva el agua, deja enfriar y tome mucha agua. Jugos, hacerse jugos, hacerse con frutas, hacerse licuados, hacerse caldos de verduras y ese caldo colado tiene minerales, entonces vos le estás incorporando minerales a tu cuerpo. Gelatinas, todo lo que es líquido puedo incorporar”, finaliza la especialista.

Te puede interesar
Lo más visto
nomadas-digitales_1

Nómadas digitales: mitos y verdades

La Revista del Chaco
Sociedad

Adecco Argentina comparte siete mitos sobre esta tendencia que ha experimentado un notable crecimiento. Esta elección permite combinar el trabajo con la posibilidad de viajar.