Verano 2024: Recomendaciones para cuidar la salud cutánea

Con la llegada del verano, las altas temperaturas y la exposición solar intensa plantean desafíos específicos para el cuidado de nuestra piel.

Cuidando la salud La Revista del Chaco La Revista del Chaco
salud-cutanea
Salud cutánea

Maria Fernanda Jaime Andreu, Gerente de Investigación, Desarrollo e Innovación, Calidad y Asuntos regulatorios de Lidherma brinda una serie de recomendaciones para cuidar la piel en pleno verano.

 

 

El estar bajo los rayos del sol directos puede llevar a la deshidratación cutánea, afectando su salud y apariencia. Es por eso que se recomienda limitar el tiempo expuesto al sol entre las 10 a 16, y además hidratar la piel bebiendo suficiente agua y contando con activos que no solo protejan.

 

 

En este contexto, el ácido hialurónico se ha posicionado en los últimos años como el ingrediente estrella en las rutinas de skincare. Esto se debe a que es un activo versátil que ayuda a retener el agua proporcionando una hidratación profunda sin generar sensación grasosa. Al ser tan popular, está presente en distintas formulaciones como serum, cremas y lociones, lo que permite hidratar desde adentro y al mismo tiempo, forma una película que previene la pérdida de agua.

 

 

Otro ingrediente que se encuentra en cada vez más productos, es la niacinamida, la cual se destaca por su capacidad para regular la producción de sebo, algo muy común durante el verano, y mejorar la textura de la piel.

 

 

Las altas temperaturas generan sudoración y por consiguiente el rostro es más propenso a la acumulación de impurezas. En este punto, la limpieza adquiere un rol fundamental. Sin embargo, es importante encontrar el producto que sea acorde a cada tipo de piel. Por ejemplo, para las pieles mixtas, se recomienda la utilización de geles de limpieza con un pH adecuado, incorporando activos como el ácido salicílico para destapar poros. En el caso de pieles sensibles, se aconseja la elección de productos con un pH levemente ácido, como las aguas micelares o leches de limpieza.

 

 

Además la exposición al sol y las altas temperaturas son las principales causas del bronceado. Pero, ¿de qué se trata exactamente? Este proceso, en el que se da un oscurecimiento de la piel hacia el color bronce, es el resultado de un mecanismo de autodefensa que utiliza nuestro cuerpo para protegerse del daño solar. A medida que los rayos ultravioletas (UV) del sol golpean la piel, el cuerpo intenta protegerse produciendo un pigmento proteico llamado melanina que actúa como un filtro UV natural.

 

 

Por eso, si hablamos de cuidado post solar, es fundamental nutrir a la piel con ingredientes que favorezcan la reparación y renovación celular. En este sentido, la vitamina C es conocida por sus propiedades antioxidantes y su capacidad para estimular la producción de colágeno. A su vez, nos protege de los radicales libres y reduce la hiperpigmentación, contribuyendo a mantener una piel saludable y fresca.

 

 

El verano exige una atención cuidadosa hacia nuestra piel, reconocer sus necesidades específicas y adaptarnos a los desafíos que se presentan, es imprescindible para mantener nuestra salud cutánea. Recordemos que es nuestra primera línea de defensa, por lo que merece la atención y los activos adecuados para enfrentar los rigores de la estación. Este año, hagamos de la protección solar una prioridad así como el mantenimiento de una rutina de cuidado personalizada y una alimentación equilibrada, garantizando que nuestra piel luzca su mejor versión.

Te puede interesar
Lo más visto
nomadas-digitales_1

Nómadas digitales: mitos y verdades

La Revista del Chaco
Sociedad

Adecco Argentina comparte siete mitos sobre esta tendencia que ha experimentado un notable crecimiento. Esta elección permite combinar el trabajo con la posibilidad de viajar.