Las Grasas y su relación con las enfermedades

Las grasas forman parte del grupo de macronutrientes importantes.Entre sus funciones encontramos que nos aportan energía, ayudar a absorber las vitaminas A, D E y K, que  aportan estructura a nuestras células.

Zapallo - calabaza (01)
Zapallo calabaza

                    

 

Asimismo,  regulan el sistema hormonal-metabólico, forman parte de los tejidos celulares y nerviosos. Muchas funciones importantes, ¿no?

 

 

 

Ahora, no todas las grasas son iguales, ni cumplen con todas estas funciones. Hay algunas que, en sus excesos, producen daños. Para conocerlas mejor vamos a dividirlas en buenas y en malas para no entran en términos difíciles.

 

Las grasas “buenas” o “saludables” (monoinsaturadas y poliinsaturadas) las encontramos en los alimentos de origen vegetal. Son aquellas que ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, también a controlar los niveles de azúcar en sangre, ayudan a que nuestro metabolismo funcione correctamente y actúan como antinflamatorio.  ¿Dónde las encontramos? Aceite de oliva, aceite de girasol, aceite de maíz, maní, sésamo, palta, frutos secos, semillas, pescados. 

 

 

Dentro de las grasas “malas” o “no saludables” encontramos las saturadas y las famosas grasas trans.  

 

 

A las grasas saturadas las encontramos en los alimentos de origen animal y el aporte de grandes cantidades de las mismas, sumado al bajo consumo de las grasas buenas, se relacionan con varias enfermedades y entre esas están el Alzheimer. También, promueven las enfermedades cardiovasculares, aumentan el colesterol y los triglicéridos provocando así aterosclerosis. 

 

 

Estudios demuestran que no solo por su consumo se generan estas patologías, sino que, por el conjunto de las mismas con el exceso de azucares procesados o refinados y la falta de actividad física también. 

 

Las grasas trans, son grasas modificadas en su estructura y son sumamente perjudiciales para nuestra salud. Las mismas se adhieren a las membranas de las células promoviendo el aumento del colesterol y así aumentando el riesgo de padecer enfermedades del corazón, como también, contribuyendo al aumento del peso. Las mismas las encontraos en los productos industrializados. 

 

 

Las recomendaciones principales para poder reducir el riesgo de estar dentro de poseer estas enfermedades son: aprender a leer las etiquetas de los alimentos, preferir alimentos naturales que nos aporten grasas buenas, reducir las cantidades de su consumo (cada persona tiene una porción adecuada a sus requerimientos), actividad física acorde a la edad. Teniendo en cuenta estas pequeñas pautas, podemos mejorar nuestra calidad de vida. 

Macarena Rodriguez Serrano

Licenciada en Nutricion 

MP 158

 Instagram/mrs.nutricion 

Te puede interesar

La importancia de comer despacio

Vivimos en un mundo en donde andar rápido es lo rutinario y común; y la alimentación paso a ser uno de los puntos que integran nuestra vida rápida. 

Licenciada-Macarena-Rodriguez-Serrano (01)