¿Qué debemos saber para elegir cebollas aptas para el consumo?

La cebolla es un ingrediente fundamental en nuestras comidas. Por ello, debemos fijarnos en sus características, para que sea apta para el consumo.

cebolla (01)
Cebolla ingrediente fundamental en la mesa de los argentinos.

Ees una de las principales hortalizas que se exporta desde Argentina y su cosecha se realiza todo el año, aunque es más fuerte en abril y mayo.



Ademásm como ingrediente fundamental en nuestras comidas es necesario agudizar nuestro ojo al momento de ir de compras a la verdulería nos fijemos en los tallitos verdes que tiene, ya que allí se podrá apreciar su calidad, eso indicaría que quedaron algún tiempo en el campo, explica José Luis Capone, ingeniero agrónomo de la Coordinación General de Frutas, Hortalizas y Aromáticas del Senasa.


Raíces y cáscara. La cebolla posee raíces en una de sus puntas. José Luis nos aclara que “se llaman raicillas. Deben estar bien cortadas, porque eso te da la pauta de que la cebolla fue bien tratada en el empaque”. Y ¿sabías que las hojitas marrones que la cubre se llaman catáfilas? Es la cáscara marrón u hojas envolventes.


Es importante que verifiquemos que la cebolla no tenga presencia de hongos, algo que se ve a simple vista.  “Eso significa que el producto estuvo con condiciones desfavorables para el desarrollo de los mismos, como alta humedad o lluvias”, dice José Luis. Al cosecharlas, se guardan en el campo cubiertas con bolsas. Ahí se forman lo que llaman ballenas, una especie de “montañitas”, pero que no están cerradas. Si hay lluvias, se producen esos hongos, que le dan un aspecto poco agradable y deberíamos evitar consumir.

Si decimos que las raicillas deben ser bien cortas y que en las catáfilas no debemos ver hongos, ya nos resulta más familiar ¿no?

Desde el campo al empaque. Los operadores en el campo cosechan la cebolla y las colocan en unas bolsas que se llaman tacos. Estos llegan a las plantas de empaque de cebollas, que poseen una zona sucia y una zona limpia. Es importante que las cebollas pasen lo más rápido posible por esas zonas.

Primero, se vuelca el taco en un elevador que lo levanta y lo conduce a una cinta. Allí se caen pedacitos de tierra: eso nos muestra que la limpieza comenzó. Los operadores sacan algunas cebollas que se vean en mal estado, y a medida que avanzan en la cinta se va quitando la tierra con el uso de cepillos, hasta que entra en la zona limpia.

En la cinta, se va clasificando por tamaño, según el diámetro ecuatorial. “A medida que la cebolla va en la cinta, cae a los costados cuando tiene en el diámetro perfecto”, aclara José Luis. Ahí mismo cae en una bolsa que se pesa, se cose y prepara para ser trasladada.

Esto de la zona sucia y la zona limpia en un empaque, es un ejemplo de los requisitos que exige el Senasa para la habilitación de las plantas que procesan la cebolla", señala Capone.

Te puede interesar

Con ellos, a todos lados

El amor que tenemos por nuestros perros y/o gatos nos hace sentir que iríamos con ellos a cualquier lado, incluso de viaje. 

traslado-repatriacion-para-mascotas (01)